Salinas de Añana: «el oro blanco»

Se sabe que estas salinas existen hace más de 8.700 años (como comparativa, en China no habían comenzado a cultivar arroz).

Tienen una extensión de más de 120.000 metros cuadrados. Están divididas en plataformas de evaporación que se llaman eras (unas 5.000) y varias eras forman lo que se llama granja.

Este singular paisaje llamado el Valle Salado de Añana está situado en la provincia de Álava (Euskadi)

Están construidas en terrazas, artesanalmente, con piedra, arcilla y madera. Los canales por los que se distribuye el agua (salmuera) se llaman royos.

Hoy en día siguen alimentadas por los mismos manantiales, que son surgencias, las cuales suministran la salmuera a nivel de superficie, de manera natural y continua, lo que permite su empleo sin necesidad de realizar perforaciones ni bombeos.

Su caudal es permanente (unos 2 litros por segundo durante todo el año) y su grado de salinidad está cercano a la saturación (250 gramos de sal por litro).

Los salineros de Añana inventaron un sistema de distribución de canales construidos con troncos de madera vaciados, que posee más de cuatro kilómetros de longitud total y que, mediante diversos sistemas de sustentación, consigue mantener la pendiente necesaria para que el líquido discurra de manera continua por gravedad a casi todos los puntos de las salinas.

De este modo, se crea un paisaje único e impactante, donde se pueden ver los canales apoyados sobre el suelo o sujetos por pilares de madera que llegan a alcanzar los diez metros de altura, para poder salvar el desnivel entre dos laderas.

La producción ecológica de esta magnífica sal se realiza mediante la evaporación a través del Sol, usando el mismo método y materiales que se han usado siempre, durante su larguísima historia.

En la actualidad se puede hacer una visita guiada (previa reserva) magníficamente explicada, visualizando el original paisaje que conforman las eras.

Al parecer la producción no es muy grande, pero se trata de una de las mejores sales del mundo.

No en vano exportan a 17 países y varios restaurantes de renombre nacional e internacional poseen eras de sal en estas instalaciones, que explotan para consumo propio.

Como, por ejemplo, éstos que han sido galardonados con 3 *** Michelín:

En la tienda, a pie de salinas, tienen a la venta una gran variedad de tipos de sal, presentados en diferentes formatos, tamaños y sabores: http://www.vallesalado.com/Catalogo-de-productos2

Realmente merece la pena probarlas, son excelentes.

El lugar ha sido nominado candidato a Patrimonio de la Humanidad, pero aún no lo ha conseguido, aunque nos consta que siguen trabajando en ello. ¡Mucha suerte!.

Recientemente el Valle Salado ha conseguido el Premio Europa Nostra como reconocimiento a la labor de recuperación integral que se está llevando a cabo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

* Cómo llegar:


Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License.

Tags

Entradas recientes

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Comentarios recientes

Correo electrónico de contacto

Correo electrónico

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.