El Puente Romano de Mérida (Badajoz) : Patrimonio de La Humanidad – UNESCO

El puente romano de la ciudad española de Mérida (Extremadura) es considerado el más largo de la antigüedad.

El puente forma parte del Conjunto arqueológico de Mérida, uno de los principales y más extensos conjuntos arqueológicos de España, que fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1993 por la Unesco.

En los tiempos del Imperio Romano la obra se elevaba sobre el río Guadiana a lo largo de 62 arcos, con una longitud total de 755 m. Hoy en día el puente tiene una longitud de 721 m (incluyendo las entradas 790 m) y descansa sobre 60 arcos, de los cuales 3 están ocultos en las orillas.

Es la obra que da sentido a la existencia de esta ciudad y, por su valor estratégico, un elemento crucial para el comercio y para todas las guerras que han tenido como escenario al occidente de la península.

Desde la fundación de la colonia Augusta Emerita en el 25 a. C. la ciudad de Mérida se constituyó como el centro más importante de la red de comunicaciones del oeste de la Península Ibérica, tanto por su rango de capital de la provincia de Lusitania como por la facilidad de atravesar el Río Guadiana, que otorgaba su enorme puente de piedra.

Así, la importante calzada de la Vía de la Plata que cruzaba Hispania de norte a sur por el oeste y los caminos que se dirigían a Olissipo (Lisboa), CordubaToletum o Caesaraugusta (Zaragoza) se encontraban en Mérida y debían atravesar su puente.2

El puente se levantó al mismo tiempo que se fundaba la ciudad, en las últimas décadas del siglo I a. C.

De la obra primigenia se conservan las arquerías del principio y el final del puente, pues el resto de su extensión ha sido reconstruida en varias ocasiones por culpa de los destrozos efectuados por los conflictos bélicos y las grandes crecidas del río. La primera intervención de la que se tiene noticia se realizó en época visigoda (entre los siglos V y VIII d. C.). Su estado actual quedó fijado por una restauración practicada en el siglo XIX.

El puente romano original tenía dos tramos de arquerías separadas que se unían con un enorme tajamar que se extendía aguas arriba para frenar la fuerza de la corriente. Este tajamar resultó destruido por una gran riada y fue sustituido en el siglo XVII por cinco nuevos arcos que dotaron de unidad a todo el puente. En esta importante reconstrucción de la Edad Moderna se emplearon sillares extraídos del teatro romano de la ciudad.

El puente mide en la actualidad 792 m y tiene 12 m de altura sobre el nivel medio del agua. Está construido con un núcleo de opus caementicium, el hormigón romano, revestido de sillares almohadillados característicos de la arquitectura latina. Consta de sesenta arcos y diversos aliviaderos en las zonas por donde el río discurre con más fuerza.

Asimismo, los pilares originales disponen de pequeños tajamares redondeados aguas arriba para aliviar el empuje de la corriente. El puente soportó el paso del tráfico rodado durante casi toda su historia, pero pasó a ser exclusivamente peatonal el 10 de diciembre de 1991, día en que se inauguró el puente Lusitania.

Es la obra que da sentido a la existencia de esta ciudad y, por su valor estratégico, un elemento crucial para el comercio y para todas las guerras que han tenido como escenario el occidente de la Península Ibérica.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fuentes:

https://es.wikipedia.org/wiki/Puente_romano_(M%C3%A9rida)

http://www.turismomerida.org/que-ver/puente-romano

Otros datos de interés:

http://www.turismomerida.org/es/ver-merida/galeria-fotografica

Tags

Entradas recientes

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Comentarios recientes

Correo electrónico de contacto

Correo electrónico

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.